Personal de centros hospitalarios tienen mayor tendencia a tener Síndrome de Burnout

Según una charla informativa, llevado adelante por estudiantes de la Universidad Siglo XX en el Hospital Agramont, el personal de enfermería y del área médica son los que tienen mayor tendencia a tener Síndrome de Burnout, más conocido como “síndrome del trabajador quemado”, hecho que influye en el buen desempeño de su trabajo.

Lorena García, una de las expositoras, manifestó que la diversidad de roles y turnos del área hospitalaria es muy estresante a comparación de otras fuentes laborales, al punto que el nivel de estrés en el trabajador puede llevar a un extremo de no poder manejar ni controlarlo.

La socialización de ésta información es muy importante no solo en centros hospitalarios de primer a tercer nivel sino en instituciones públicas y privadas, para aprender a tratar y en el caso de Hospitales garantizar la atención con calidad y calidez, manifestó García.

Según Wilma Tito, otra de las expositoras, el síndrome de Burnout o “síndrome del trabajador quemado”, conocido así porque cuando algo se quema ya no tiene solución, de la misma forma llegan a sentirse las personas que trabajan bajo un estrés extremo, ya no hallan alternativa frente a los problemas laborales, nos ven las expectativas, se encapsulan un determinado hecho o tema al punto de no sentirse realizados.

Frente al hecho, la mejor manera de evitar éste síndrome es a través de un trabajo conjunto entre el empleador y el empleado,  llevar adelante actividades alternativas, motivacionales, distinguir problemas personales de los laborales, entre otros; que ayudarán a controlar el estrés positivo y no convertirlo en negativo.

Características:

  • Progresivo agotamiento físico y mental
  • Falta de motivación absoluta por las tareas realizadas

Consecuencias:

  • Cambio de actitud, relacionado con “malos modales”
  • Aumento del riesgo de alcoholismo o consumo de drogas
  • Alteraciones del sueño

Síntomas:

  • Cambios en el estado de ánimo
  • Desmotivación
  • Agotamiento mental
  • Falta de energía y menor rendimiento
  • Afecciones del sistema locomotor
  • Otras alteraciones psicosomáticas

Causas:

  • Puestos relacionados con atención al público, clientes o usuarios
  • Acoso laboral
  • Elevado nivel de responsabilidad
  • Jornadas laborales o “turnos” demasiado largos
  • Trabajos muy monótonos

Tipos:

  • Burnout activo, caracterizado por la resistencia a través de una conducta asertiva.
  • Burnout pasivo, caracterizado por una actitud derrotista.

Burnout activo:

  • Trata a uno mismo y a los demás con respeto
  • Es educado pero firme
  • Es directo y honesto con los demás
  • Sabe expresar lo que le preocupa o desagrada frente a los demás con educación
  • Sabe hablar y escuchar sin enojarse
  • Es capaz de controlar sus emociones
  • Ve las críticas de los demás como una oportunidad de mejorar

Burnout pasivo:

  • Reprime sus emociones
  • Se enoja fácilmente
  • Prefiere ignorar el problema o alejarse de él antes que buscar una solución
  • No es capaz de expresar sus sentimientos o reclamar sus derechos
  • Da demasiada importancia a lo que dicen los demás

Tratamiento del síndrome:

  • Que el empleador y empleado tomen conciencia del hecho
  • La realización de un cuestionario para medir los niveles de cortisol del empleado
  • Llevar adelante técnicas de relajación como la meditación o escuchar música relajante
  • Realizar ejercicios anti estrés como parte de la rutina diaria
  • La práctica habitual de algún deporte
  • Considerar la ayuda de un profesional a través de una terapia individual o grupal
  • Llevar un estilo de vida saludable, sin tabaco ni alcohol o dormir las horas suficientes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.