Cardiología

Nuestro especialista:

dsc03569

 Miguel Herrera

Médico Cardiólogo

Atiende de lunes a viernes de 09:00 a 12:00

El médico cardiólogo está especializado en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades del corazón y los vasos sanguíneos: el aparato cardiovascular.

Cuando uno se enfrenta a una enfermedad compleja como una enfermedad del corazón, es importante encontrar al especialista más indicado. Es por ello que en nuestro equipo de trabajo de cardiología contamos con el Dr. Herrera, quien además de tener una amplia experiencia en su especialidad también puede asesorarle para saber más sobre los factores de riesgo cardiovascular y las medidas que pueden tomarse a manera de prevención para mejorar la salud cardiovascular, como medir la presión regularmente, llevar una dieta saludable y ejercicios para la oxigenación del aparato circulatorio.

Parece razonable acudir a la consulta del cardiólogo a partir de los 45 a 50 años de edad, incluso si usted se siente con buena salud o si,  por el contrario, la presión arterial y el colesterol están altos, o un miembro de la familia primaria ha tenido un infarto antes de los 50 años.

Una visita inicial permitirá saber en qué situación se encuentra usted y tendrá un carácter básicamente preventivo.

No es aconsejable llegar a los 60 años sin haber consultado a un cardiólogo; recuerde que el riesgo cardiovascular comienza a subir luego de los 40 años en los hombres y durante la menopausia en las mujeres.

¿Según voy envejeciendo envejece mi corazón?

Con los años y de forma progresiva el corazón  va  perdiendo células musculares, parte de su flexibilidad y capacidad para contraerse. Con el tiempo las arterias se vuelven menos elásticas (más duras) y aumentan de grosor, esto último favorecido por la presión arterial y el colesterol alto. Además, la edad per se favorece los depósitos de colesterol y la formación de placas de ateromas (depósitos de grasas en la paredes de las arterias). Estos eventos dependen también de otros factores incluyendo el genético.

¿Quién debe prestar más atención?

Cuando ha fallecido uno de los padres o ambos, un hermano o un primo, de un infarto al miocardio antes de los 55 años, o ha habido una muerte súbita en la familia, es preferible ir al cardiólogo lo más pronto posible.

La idea es consultar con una edad 5 años más joven que el pariente fallecido.  Recuerde que los antecedentes familiares es un factor de riesgo importante, prácticamente el mismo que ser diabético o hipercolesterolémico, fumador, gran tomador de alcohol, alimentación inadecuada, vida sedentaria y obesidad.

¿Qué otros síntomas me deben de llevar al consultorio del cardiólogo?

En adición a la visita preventiva antes analizada, se debe acudir al consultorio del cardiólogo por los siguientes síntomas:

  • Sensación de quedarse sin aliento (disnea).
  • Dolor en el pecho o taquicardia.
  • Dolor de cabeza, muy especialmente si se acompaña de fatiga, ya que puede ser el primer aviso de padecer de presión arterial alta.
  • Sensación de percibir los latidos del corazón  y en ocasiones de forma irregular, puede ser aviso de una arritmia cardiaca o ser el resultado de una carga de estrés exagerada.
  • Cansancio, sensación de ahogo, hinchazón de los tobillos, pueden ser manifestaciones de un corazón cansado e insuficiente.
  • En ocasiones la impotencia sexual puede ser el primer aviso de una patología cardiovascular.

¿Cómo es la primera consulta del Cardiólogo?

La primera consulta comprende la historia clínica, el examen físico y un electrocardiograma, y por lo general tiene una duración de media hora a 45 minutos.

El cardiólogo pregunta el motivo de la consulta, interroga sobre los antecedentes familiares o personales. Recuerde que en su respuesta puede utilizar también el lenguaje corporal para expresarse.

¿Cuáles otros procedimientos o análisis podrían indicarse?

Son rutinarias algunas pruebas de laboratorio como es el perfil lipídico, azúcar en sangre, hemograma, urea, creatinina y orina. Es normativa y muy especialmente frente a la sospecha de crecimiento del corazón, una radiografía de tórax. Otros estudios complementarios como el ecocardiograma, la prueba de esfuerzo, entre otros, van a depender del criterio del cardiólogo y de determinadas sospechas. Todo tipo de procedimiento o estudio especializado debe de acompañarse de una justificación y explicación  planteada por el cardiólogo.

Finalmente, al concluir su consulta pida al médico que despeje todas sus dudas respecto a su salud cardiovascular, y él estará gustoso de disiparlas para que usted se sienta en confianza y mejore su calidad de vida.

Leave a reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.